¿QUÉ NOS PIDE JESÚS?

confianza

1. Debemos confiar en la Misericordia del Señor.

Jesús, por medio de Sor Faustina nos dice: “Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en mi misericordia. Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con mi paz divina”.

2. La confianza es la esencia, el alma de esta devoción y a la vez la condición para recibir gracias.

“Las gracias de mi misericordia se toman con un solo recipiente y este es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá. Las almas que confían sin límites son mi gran consuelo y sobre ellas derramo todos los tesoros de mis gracias. Me alegro de que pidan mucho porque mi deseo es dar mucho, muchísimo. El alma que confía en mi misericordia es la más feliz, porque yo mismo tengo cuidado de ella. Ningún alma que ha invocado mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en mi bondad”.

3. Debemos ser misericordiosos

“Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia mí. Debes mostrar misericordia siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte. Te doy tres formar de ejercer misericordia: la primera es la acción; la segunda, la palabra; y la tercera, la oración. En estas tres formas se encierra la plenitud de la misericordia y es un testimonio indefectible del amor hacia mí. De este modo el alma alaba y adora mi misericordia”.

4. Amar activamente para recibir sus gracias.

“Si el alma no practica la misericordia de alguna manera no conseguirá mi misericordia en el día del juicio. Oh, si las almas supieran acumular los tesoros eternos, no serían juzgadas, porque la misericordia anticiparía mi juicio”.

5. El Señor Jesús desea que sus devotos hagan por lo menos una obra de misericordia al día.

“Debes saber, hija mía que mi Corazón es la misericordia misma. De este mar de misericordia las gracias se derraman sobre todo el mundo. Deseo que tu corazón sea la sede de mi misericordia. Deseo que esta misericordia se derrame sobre todo el mundo a través de tu corazón. Cualquiera que se acerque a ti, no puede marcharse sin confiar en esta misericordia mía que tanto deseo para las almas”.

Anuncios

Jesús, en tí Confío

Señor de Misericordia

¿Por qué a Jesús le gusta tanto que  le diganos : Jesús, en tí confío?

Porque cuando le llamamos a alguién por su nombre es porque le conocemos, sabemos de su existencia, conocemos al menos “algo” de su vida y de sus obras.

 

Porque decirle “En tí confío” es decirle:

  • Te conozco
  • Estas vivo
  • Estas presente en mi vida
  • Sé que me amas
  • Reconozco tu sabiduría
  • Sé que lo que tu decidas para mí es lo mejor.
  • Conozco de tu poder
  • Sé que eres Bueno
  • Sé que eres misericordioso
  • Deseo hacer tu voluntad

Por que al decirle ” En tí confio” 

En un acto de humildad y de abandono absoluto nos rendimos ante Él, ante el Dios Todopoderoso, no por temor…sino por Amor.

JESÚS EN TI CONFÍO.

Según el grado de confianza que el hombre deposite en la Misericordia de Dios, ella fructificará en el corazón de los hombres.

Dice Santa M. Faustina: Oí entonces estas palabras en mi alma:
Hija mía, te aseguro que vivirás con una ganancia permanente, tu tarea será tener una confianza total en mi bondad, y mi tarea será darte todo lo que tú necesites. Yo mismo me hago dependiente de tu confianza. Si tu confianza en Mí es grande, mi generosidad no tendrá límite.

JESÚS EN TI CONFÍO

YO CONFÍO EN TI

¿ Por qué te confundes??

 Por que te confundes

 Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?

 Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor.

 Cuando te abandones en Mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios.

 No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos.

 Cierra los ojos del alma y dime con calma “ JESÚS…YO CONFÍO EN TI”

 Evitas las preocupaciones y angustias y lo que pueda suceder después.

 No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas.  Déjame ser DIOS y actuar con libertad.

 Abandónate confiadamente en Mí. Reposa en Mí y deja en mis manos tu futuro.

 Dime frecuentemente “ JESÚS, YO CONFÍO EN TI”

 Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver tus cosas a tu manera.

 Cuando me dices: “JESÚS… YO CONFÍO EN TI”, no seas como el paciente que le pide al médico que le cure, pero le sugiere el modo de hacerlo.

 Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo. YO TE AMO.

 Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía.

 Continúa diciéndome a toda hora:  “JESÚS… YO CONFÍO EN TI”.

 Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles, El enemigo quiere eso: agitarte, angustiarte y quitarte la paz.

 Confía sólo en Mí, abandónate en Mí.  No te preocupes, deposita en Mí tus angustias y duerme tranquilamente.

 Dime siempre: JESÚS… YO CONFÍO EN TI” y verás grandes milagros.

 

Te invito a descubrir el mayor de los atributos de Dios: Su Misericordia,  es un mensaje de Esperanza, de Paz, de Amor ¿ no te gustaría saber de qué se trata? ¿ No quiere conocer éste mensaje de Vida en medio de un huracán de malas noticias, desastres, enfermedades, muerte, terremotos y de tanta desesperanza?  Sigue leyendo y encontrarás un tesoro Jesús, yo confío en Ti